HISTORIA

Mural

Los orígenes del Cusco están perdidos en la oscuridad de la noche de la pre-historia. Excavaciones arqueológicas revelan que una población primitiva vivió hace más 3000 años en el Valle del Cusco (excepto en el fondo pantanoso del valle) y nos legaron algunas cosas de su cultura. Hay información documentada acerca de las culturas de Chanapata y Marcavalle. Sus construcciones sirvieron como base para los templos Incas como el Qoricancha o El Templo del Sol.

Existen algunas leyendas sobre el origen del Tahuantinsuyo. Una de ellas expresa como, Manco Cápac y su hermana y esposa Mama Ocllo, mitad dioses e hijos de padre Inti (el Dios del Sol), salieron de las aguas del Lago Titicaca con la misión de encontrar un nuevo reino que le proveyera las condiciones de vida a los pueblos.

Manco Cápac y Mama Ocllo tuvieron que caminar hasta encontrar un lugar donde la gran vareta de oro que llevaban Manco Cápac se hundiera en la tierra. Caminaron hacia el norte y llegaron a Pacárec Tampu (Pacarectambo) donde descansaron en una pequeña cueva; al ocaso continuaron su viaje hacia el norte hasta que llegaron al cerro Huanacaure y es ahí donde la gran vareta de oro se hundió en la tierra y ellos fundaron la ciudad del Cusco (quiere decir ombligo del mundo).

Es seguro que las culturas de las zonas alto andinas como los Wari y Tiahuanaco tuvieron una gran influencia sobre la Cultura Inca. Los primeros habitantes formaron el Hanan Cusco con un gran desarrollo de la agricultura y la tecnología arqueológica. Los habitantes de otros distritos, informados de sus éxitos, se unieron a ellos y el Tahuantisuyo se hizo más grande, el gran imperio de los Incas, con 14 sucesores de la realeza, se extendió hasta el norte de Colombia, Chile y el sur de Argentina. Como capital la ciudad del Cusco alcanzó su máximo esplendor.

De los primeros Incas se sabe muy poco más que sus nombres y leyendas, llamado el mito de los Incas. Tenemos algo más de información a partir de Pachacútec ("quien transforma la tierra"), el gran conquistador, quién también transformó Cusco y lo reconstruyó. La gran parte de los monumentos arqueológicos que ahora son conocidos en el Cusco fueron obra de su trabajo. Su hijo Tupac Yupanki fue un gran conquistador; su nieto Waynacapac le dio esplendor al imperio, mientras que sus bisnietos Huáscar y Atahuallpa estuvieron envueltos en enfrentamientos internos hasta la llegada de los españoles quienes ocuparon la ciudad en 1533, gracias al apoyo de los pueblos Incas dominados, quienes vieron a los españoles como libertadores y finalmente se convirtieron en esclavos de la corona española.

Cusco fue en ese momento una ciudad de arquitectura en piedra admirable con grandes plazas, grandes templos y palacios decorados con una gran cantidad de piezas de oro. Algunas de esas colosales construcciones todavía están en pie hoy en día.

El Cusco españolizado se construyó sobre muros Incas y siguiendo las líneas de las calles Incas. Ellos hicieron algunas construcciones, iglesias y fundaron una floreciente escuela de arte (siglos 17th - 18th), representada por muchos pintores y artistas (pinturas de la Escuela Cusqueña, el púlpito de San Blas, la custodia de la Catedral y la iglesia de La Merced, etc.). La mezcla de la cultura Andina y Española le dieron a sus arquitecturas y a su población características especiales. Es una ciudad de belleza incomparable que conserva sus costumbres y tradiciones con orgullo, mientras que al mismo tiempo adaptándose gradualmente a su modernidad.

A esto se suma su privilegiada posición geográfica en medio de sus asombrosos paisajes naturales. El Cusco es el destino turístico más frecuentado del Perú, y la riqueza de sus atractivos dentro de la ciudad y áreas circundantes, como La Ciudad Perdida de los Incas, Machu Picchu, hace del Cusco uno de los principales sitios turísticos del mundo, ofreciendo servicios turísticos de excelente calidad.